Cuchareando -mezcla de cuchara y filosofeando-

¿Cuán mal hay que estar para pelearse con una cuchara?

Pero pelearse en serio, digo. Gritarle, putear y hasta revolearla cuando uno logra sacarla del recóndito lugar en dónde estaba escondida.

Nada. Creo que necesito retomar terapia una vez por semana (Actualmente estoy yendo cada 15 días, porque se supone que el tratamiento de 4 años y medio hizo efecto… o eso sentí en un momento cuando se lo planteé a mi psicoanalista y ella estuvo de acuerdo)

Hoy estoy por demás ansiosa, hace bastante tiempo que no estaba así. Creo que ese es el principal motivo por el que descubrí que necesito volver a esta manía mía de escribir.

EL problema principal, es que nunca termino nada de lo que empiezo.

De verdad.

Empiezo algo porque me inspira, me parece copado, en su momento lo disfruto… y al mes, chau. Creo que es culpa de la sociedad consumista, con ese pensamiento de: esto ya es viejo, tiralo, comprate algo nuevo )? Buen divagué lo sé.

Aún es un misterio el cómo terminé la secundaria y la facultad, con esta capacidad mía para desinteresarme de las cosas rápidamente, supongo que gracias a mi madre y la culpa que plantó en mí… o la responsabilidad. A pesar de mi manía  abandonadora de cosas, suelo ser responsable.

La cuestión es que aquí estoy, espero que alguien me lea, si no será una exposición de mi interior hacia… el exterior? De alguien que googleará algo y lo conducirá hasta acá, o tal vez sólo para el internet y para darle más trabajo a la gente que nos espía, rellenando la web de contenidos inconexos.

Intentaré hacer que dure, auto-engancharme por un tiempo, y si de alguna manera alguien llegó acá y quiere leerme, entretener.

No sé cómo la simple idea de pelearme con mi cuchara en la oficina (el diálogo lo hice mental y la revoleé despacito para que no piensen que necesitan llamar al moyano –MENOS que menos como está ahora esa institución-) me dio impulso para escribir.

¿Tal vez es el hecho de que no funciona el sistema y tengo que hacer que trabajo?

Puede ser.

Siempre fui mala para hacer post cortos, tiendo a irme por las ramas y escribir 5 hojas de Word. Me podré como meta cortar automáticamente en 2. No hay nada más pesado que incoherencias largas sin parar, lo sé por leer a otros.

Así que hoy, los despido así (a mi público imaginario y potencial)

Seguiré con esto un par de días, meses más, hasta que probablemente algo capte mi atención y me interrumpa.

O tal vez no, tal vez esta sea la excepción… lo dudo, pero de todas maneras, por el tiempo que dura, espero que me disfruten.

Nos estamos leyendo!

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Cuchareando -mezcla de cuchara y filosofeando-

  1. de forma anticipada ya lo condenaste a morir un buen día de estos, quizá sea la sociedad consumista la culpable de que nos pasen estas cosas, no solo porque entendemos de ella ese sin sentido, de esto no vale la pena, tienes que comprar algo nuevo, algo que al parecer funciona mucho mejor, o porque nos dice que anticuado eres o porque nos grita, aquello de tienes una oportunidad pero tienes que cambiar, eso que haces ya es cosa del pasado desde hace un par de horas…quizá todas estas cosas nos pasan por aquel viejo lema que dice: renovarse o morir y nos somete a una extraña ansiedad, pero no importa cuanto dure lo que hacemos y si somos o no productos de una sociedad consumista y que además nos exige cierta fidelidad y que solo existe si estamos cambiando de cosas constantemente, porque lo importante es el cambio de cosas, de rumbo y por qué no, hasta de pasiones…no importa cuanto dure este tu proyecto, lo importante no es su tiempo o el tiempo de existencia, sino la intensidad que pongas en ello, eso creo, y después se puede convertir en tu amante con ese carácter secreto o en tu refugio de tantas locuras o simplemente en un pretexto para de vez en cuando experimentar una fuga, después de todo quien nos dice que todo lo que se empieza se tiene que llevar hasta sus ultimas consecuencias, quien lo diga experiencia debe tener en ello, en mi caso confieso que casi nunca logro llegar al final de las cosas que deseo, y hoy en día eso para mí es más una necesidad que una realidad, porque es la única forma que conozco y además me gusta ir saltando de un lugar a otro, puedo decir que hasta me emociona….gracias por compartir, te abrazo donde quiera que estes

    • Me encantó tu comentario!

      Mil gracias por tomarte el tiempo de comentar los distintos post! Me alegra que te hayan transmitido un poco de mi esencia al menos,
      Como puse antes, si bien escribo porque es una parte esencial de mi persona (casi tanto como bailar), el hecho de publicarlo en un blog es para que también pueda llegar a alguien y reflexionar en conjunto,

      Te mando un beso desde Buenos Aires!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s