Co-habitantes

-Limpiá tu box.

-Eh?

-Hay ratas en la oficina, fijate de limpiarlo a fondo.

Esas fueron las primeras palabras que recibí luego de cruzar la puerta de la oficina.

Fantástico. Empezar la semana sabiendo que un roedor, no característico precisamente por su  higiene y sanidad ha caminado (y quien no dice mordisqueado) mis cosas durante el fin de semana (y vaya uno a saber desde hace cuánto tiempo).

¿No es así cómo todos queremos empezar el lunes?

Más allá de la crisis de limpieza que hay en la oficina, donde todos ahora son súper limpios y miran horrorizados al resto, hay muchísimo trabajo porque el jueves y viernes es feriado, así que hay que correr para hacer todo en tres días (igual no me quejo para nada, voy a  tener 4 días para vivir mi vida tranquilamente luego de esto)

El fin de semana no pude escribir, y realmente lo extrañé. Fue bastante más intenso de lo que esperaba.

El viernes por empezar, tuve una reunión con cuatro amigas, y ni bien terminamos de cenar, mi gato mayor (Tengo dos, uno 8 años y otro de 15), se ahoga, vomita y se queda estático durante una media hora.

Hace un año casi, perdí a mi perro a causa de una enfermedad congénita que se lo llevó a los 5 años, luego de internarlo e inducirlo a un coma farmacológico. Amo con todo mi ser a los animales, y más aún a los que conviven conmigo, así que su muerte fue una verdadera pérdida, de la que aún no termino de recuperarme. Por lo que, ver a mi gato así me puso verdaderamente mal, al punto que llamé a la clínica veterinaria a las 12 de la noche. Al parecer, simplemente le cayó mal un poco de queso parmesano que le di, y como los gatos tienden a eliminar automáticamente lo que es nocivo para su organismo, reaccionó así. Hoy por hoy ya está igual que siempre. =)

Sacando eso, fue un viernes muy relajado, comimos pizza y charlamos de la vida mientras les leía las cartas (Estudio Tarot terapéutico y ellas se prestaron como sujetos de prácticas)

El sábado a la tarde, fue el festejo de cumpleaños de mi primita, donde tuve un encuentro con una de las personas más nocivas de mi pasado (Al cual estaría bueno vomitar, tal como hizo mi gato, para sacarlo de mi vida, simplemente limpiando el suelo),

Mis primos, tienen un mejor amigo de toda la vida, el cual es prácticamente su hermano. Ese mejor amigo abusó de mí desde mis 5 años hasta que cumplí los 7 u 8, no puedo decirlo con exactitud, ya que no recuerdo gran parte de mi niñez, la tengo bloqueada probablemente.

Sí recuerdo ese período de mi vida, donde le dije a mi mamá, con sencillas palabras de niña, que el mejor amigo de mis primos y vecino, “me molestaba” A lo cual recuerdo que mi tía (la madre de mis primos) desacreditó, diciendo que probablemente fueran historias de una nena con gran imaginación. O bien que era mi abuelo (pobre santo, nunca me tocó un pelo)

Mi mamá me explicó, que para poder hacer algo, tenía que tener “testigos” (palabra cuyo significado aprendí a muy temprana edad)

No recuerdo bien cómo frenó el abuso, sé que un día mi tía habló con su mamá y no sé bien en qué terminó, pero tuve paz. Como ya he dicho, guardo muy pocos recuerdos de mi niñez.

El problema no murió ahí claramente, durante años tapé que eso había pasado, y cada vez que lo recordaba, sentía que era mi culpa, que yo lo había provocado. Sinceramente no sé por qué lo pensaba, puesto que era demasiado chica para que nadie pudiera echarme la culpa de nada, digo, no tenía más de 8 años, creo que ya eso sólo, convierte al abusador en un enfermo.

Finalmente hace alrededor de un año, logré contarlo en terapia. Para sorpresa de mi psicóloga, y mía, logré entender que había sido víctima de un abuso, del que no tenía culpa alguna.

Ese mismo día, pude planteárselo a mi mamá, quien casi muere de un infarto, ya que nunca entendió qué era lo que quería decir con “molestar”. Con el tiempo, pude planteárselo a dos amigas de mucha confianza. Pero creo que nadie más en mi vida lo sabe.

Con el paso de los meses, logré identificarme con otras víctimas de abuso, y entender qué es lo que pasa por mi mente, el continuo negar la situación, asumir la responsabilidad de algo de lo que somos completamente inocentes.

Y saber que nada… absolutamente nada, cambia ni cambiará la situación.

Hoy en día, no puedo plantearle nada a mis primos, no tengo pruebas más que los débiles recuerdos de mi mente, y sinceramente, lo quieren como un hermano. No sé si hago bien o mal callando, pero no tengo ganas de exponerme a lo que la confesión acarrearía.

Sólo tengo que aprender a no sentirme tan indefensa cada vez que lo veo en una reunión familiar.

Desde este pequeño lugar, mi homenaje a quienes son víctimas de abusos de cualquier tipo, y que no tienen ni siquiera la defensa (como tengo yo) de ser niños cuando se produjo.

Les dejo una canción de creed, cuya letra también refleja mucho de lo que me hizo/hace sentir la situación.

Buen comienzo de semana para todos!

http://www.azlyrics.com/lyrics/creed/myownprison.html

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Co-habitantes

  1. Cuantos aspectos de nuestras memorias quedan escondidos en alguna parte de nuestro cerebro, quizá para no hacernos más daño o para no dañar a otros. Debe ser doloroso no poder expresarle a los primos o en general a los seres que uno tanto quiere todo eso que nos desbarata por dentro y que fue provocado por alguien que ellos consideran como de su familia, cuantas veces, en cuantas familias y cuantas inocencias robadas, por esos pequeños “descuidos”, si fuera una novela yo lo capaba, lo humillaba y le pegaría un cartel en la espalda que dijera eunuco desgraciado, en la vida real no se me ocurre nada, no veo la manera de hacerle algo para que pague todo lo que me hubiera hecho sin tener contacto con él. Tal vez y solo tal vez la venganza no es lo adecuado, pero demonios, que bien se siente descargar la furia que uno trae por dentro

    te abrazo querida y quisiera con ese abrazo robarme un poco de esa sensación que tienes

    • Gracias por tus palabras Carlos!
      Como puse en el post de hoy no tuve mucha actividad neuronal más que para dormir los días pasados.
      La situación es dificil, la realidad es que hablando hoy por hoy generaría más dolor que otra cosa. La superación de esto tiene que venir de dentro mío y no de fuera, ni de las actitudes de los demás.
      A eso vamos =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s