Toreando por la vida

 A las mujeres Tauro les disgustan todas las formas de debilidad.

De Goodman Linda – Los Signos Del Zodiaco Y su Carácter

Si a alguien le interesa la astrología (y si no lo hace, también) les super recomiendo ese libro.

Aunque no quieran ser astrólogos, o le tengan desconfianza a esa ciencia (sí, es una ciencia, en Inglaterra hay universidades de astrología), este libro les cambiará todo los conceptos preconcebidos acerca de esta práctica, y además ayudará a que se comprendan más a sí mismos (muchas veces es mejor que una sesión de terapia) y también al otro.

El lunes comencé con un libro, una novela romántica adolescente (lo sé, muchos dirán que no califica como libro, pero avisé que me gustaba literatura  de todo tipo) de Flor Bonelli, escritora de mis tierras. El nombre de la novela es “Nacida bajo el signo del Toro

Yo soy taurina. MUY taurina, tengo todas las características buenas y malas del signo. Para los que no saben, somos muy testarudos, mi madre solía decirme cuando era chica “me rompo, pero no me doblo”. Bueno, algunas veces aún lo hace.

Fue una semana ajetreada, todo el trabajo acumulado del fin de semana largo no me dio mucho tiempo para sentarme a escribir, pero sí tuve reflexiones muy profundas, en parte gracias al libro.

Una de mis mejores amigas es taurina como yo (cumple un día antes de hecho) y hasta hace poco diferíamos en muchas cosas. Ella era muy cerrada, al punto que no se le podía plantear otro punto de vista, porque directamente terminaba la conversación.

Yo, que tengo ascendente en libra, lo que me hace ser más “pacifista” solía dejar el tema sin discutir. De todas maneras, al taurino no le gusta discutir. No le gusta nada que rompa la armonía diaria.

Hoy por hoy, comenzó terapia y está siendo más abierta (aún con la obstinación del toro corriendo por sus venas), de hecho gracias a esto está en crisis con su pareja, pero ese es oootro tema.

Ella fue justamente la que me prestó el libro (y a quien debo agradecer que hace dos días que duermo menos de 5  horas por quedarme leyendo)

No sé si para todo el mundo, pero para mí, este libro remueve cosas muy profundas. Habla de una adolescente (taurina) de 16 años, que se enamora de un escorpiano.

Según la astrología, la mejor pareja del zodíaco es tauro – escorpio. Pero en fin, esta chica sufre, en parte porque hace las cosas mal, a causa de un desmedido orgullo.

Me sorprendí emocionándome por distintas situaciones, y sintiendo exactamente lo mismo que la protagonista. A mi amiga le pasó lo mismo, por lo cual le doy mis aplausos a Flor por hacerme revivir la adolescencia de manera tan absoluta.

Es por eso que amo leer, como dice Camila (protagonista del libro) “Como yo cuando leo. Cuando leo, me sumerjo en la historia y me evado.” Y más sentir esa ansiedad por saber qué pasa a continuación, típico de los libros de suspenso (este es de amor, pero para una romántica no reconocida como yo, es lo mismo)

Hoy tengo un cumpleaños,  y cuando vuelva, debería estudiar (aunque sé que voy a tirarme a leer hasta que todo esté “en paz” con el libro)

Les dejo esta definición de Linda Goodman, que me hace todos los honores

Como reconocer a Tauro

Un trotamundos amigo mío, que ha estado en todas partes por lo menos dos veces, me contó que jamás olvidará su primer viaje en barco al sur de España. Un día, mientras estaba en cubierta admirando el paisaje, se perfiló a la distancia una enorme masa de roca que se elevaba sólida y gradualmente del brillante azul del Mediterráneo, <<¡Mirad, el peñón de Gibraltar!>>, gritó alguien en el barco. Debidamente impresionado, mi amigo tomó una instantánea para mostrar a los amigos y después, volviéndose a un adolescente aburrido que ocupaba la silla de cubierta inmediata a la suya, dio cauce a su vena poética. <<¿No es una maravilla? -comentó-. Toneladas de agua lo están bañando desde hace siglos, las tormentas lo han azotado, lo han atacado los ejércitos, las civilizaciones han surgido y se han eclipsado, pero el peñón sigue allí. Nada lo cambia ni es capaz de hacerlo mover>>. <<Si-bostezó el chico-. Me recuerda a mi padre>>. (…)

Como Gibraltar, es sólido y firme y nada altera su tranquilidad. Se le puede arrojar agua encima o encenderle fuego entre los pies. Se le puede golpear el pecho con los puños cerrados, clavarle el fuego de miradas hipnóticas o gritarle a voz en grito: Tauro no se moverá un centímetro. Una vez tomada su posición, se cruza tranquilamente de brazos y se sienta sobre los talones. Exhibe un mentón bastante prominente, dilata las narices, echa atrás las orejas… y tú te aguantas.

Es raro que el Toro se lance a atropellar a alguien. Lo que quiere es simplemente que le dejen solo. No le molestes y se sentirá satisfecho. Presiónale y se mostrará obstinado. Empújale demasiado, fastídiale en exceso, y prepárate entonces para una furia violenta. Es capaz de aguantar durante meses y años, exhibiendo un dominio y un control perfectos, aspirando la fragancia de las flores y haciendo caso omiso del nervioso bullicio que le rodea. Hasta que algún día inesperado un imprudente le ponga una pajita de mas sobre los anchos lomos. Entonces bufará, empezará a arañar la tierra, entornará los ojos… y se lanzará a la carga.

Buen fin de semana!

tauro

Anuncios