Abandónica

Lo sé,  me perdí por casi una semana.

Avisé de esto en el primer post, así que como dice el dicho… el que avisa…

En realidad mis motivos fueron nobles, o no tanto… pero en fin, existieron.

Como les había comentado en mi última entrada, la semana pasada hubo un fin de semana de cuatro días en mi país.

El día miércoles  pusieron una nueva máquina de café en la oficina, la cual se me dio por probar. (Nunca, pero nunca jamás soy de probar los artefactos nuevos hasta que alguien lo haya probado antes, no sé qué bicho me picó, pero volveré a mis viejas costumbres)

Conclusión, el café básicamente me agujereó el estómago. Sumado a eso el jueves salí a bailar con unas amigas y tomé… bastante.

No mucho más de lo que suelo tomar, pero en el estado en que estaba mi estómago gracias al cafecito de la tarde anterior… pueden sacar conclusiones.

El final de la historia, es que mis cuatro días de “vacaciones” me las pasé durmiendo, gracias al terrible ataque al hígado que tuve. Tengo registro de haber revivido por pocas horas durante los diferentes días.

Mayormente, obligada por compromisos sociales pre establecidos.

Hoy lunes, claramente tengo acumulado el trabajo de cuatro días, así que tampoco tuve mucho tiempo para idear una entrada decente.

Mañana les hablaré más,

Espero que empiecen bien la semana!

Feliz )? Lunes!

 

Les dejo la primer canción que escuché hoy cuando llegué a la oficina: