Living La Vida

Hay que vivir la vida… el tema es cómo

Eso mismo le dije a mi mejor amiga, después que me confesara que su psicóloga le hizo darse cuenta que no está enamorada del novio (del cual está distanciada)

Yo misma vengo en crisis desde el jueves pasado cuando me levanté pensando ¿Esto es todo?

El jueves tuve mi sesión quincenal de terapia, por lo cual, pude hablarlo “en fresco” con mi psico también.

Entiendo que no es normal sentirse así a los 24. O tal vez es lo más normal del mundo, no sé sinceramente.

Pero hay días en que me levanto sintiendo que vivo la vida de una persona veinte años mayor, voy de mi casa al trabajo y del trabajo a casa, lo único que me diferencia es que 4 días por semana hago danza y los fines de semana salgo. Pero luego, mi vida gira en torno a esta rutina aplastante.

No me engaño, sé que necesito de la rutina para subsistir. Soy una taurina con todas las letras y la estabilidad es una parte intrínseca de mi personalidad, sin la cual no puedo vivir mucho tiempo. No en paz al menos.

El problema es que tengo miedo de llegar a los 35 y darme cuenta de las cosas que No hice por miedo, justamente. Mi psico me dijo que tiene miedo que llegue a los 35 y las termine haciendo, cueste lo que cueste. Es decir, hoy por hoy no tengo nada que me “ate”

No novio, no hijos, no nada.

Sólo un trabajo, mi familia y mis gatos.

Bueno, está mi carrera artística, pero sinceramente un año o 6 meses no la va a arruinar.

A todo esto, nunca dije cuál es mi gran frustración. O la más preponderante.

Desde que tengo 18 o 19 años que tengo ganas de viajar. Pero no viajar de vacaciones 15 días por algún lado; si no dejar todo por un par de meses e irme a recorrer (Europa principalmente) trabajando de lo que se pueda, con tal de conocer distintos lugares. Básicamente porque aunque me gustaría, no me alcanza el presupuesto para pagarme la vida de turista durante 2 meses, a duras penas llego a uno.

En general, los blogs que suelo leer son de gente que está bien posicionada económicamente, no me gusta generalizar, pero así es. Así que tal vez, no se termine de entender esto del todo.

Igualmente, creo que si tuviera la suficiencia económica para irme tranquila sin pensar en que estoy dejando un trabajo estable y toda la bola, me iría con mi mochila por ahí, a trabajar por meses fuera de mi país, sólo para saber cómo es el día a día en un pueblo de Suiza, por ejemplo.

También entiendo que no puedo estar preocupándome a los 24 años por no conseguir trabajo después, teniendo un título universitario, idiomas y 6 años de experiencia laboral…. Pero el miedo está ahí, arañando la superficie.

No sé en qué  momento el miedo de no poder subsistir se adueñó de mi accionar. Cuando era más chica, no tenía problema en cambiar de trabajo (de hecho lo hice tres  veces en menos de un año y medio).

Será la crisis mundial y el gran cuco del fin del mundo y el hambre extremo. No sé.

No puedo dejar de repetir en mi mente las palabras de Alan Watts

Cuando al final llegamos a algo que el individuo dice que es lo que es lo que quiere realmente hacer

Yo le digo: – ¡Hazlo! Y… eh… olvida el dinero. Porque si dices que ganar el dineros es lo más importante pasarás la vida malgastando tu tiempo.

 

Estarás haciendo cosas que no te gustan para seguir con una vida que consiste en hacer cosas que no te gustan. ¡Es una estupidez! Es mejor tener una vida corta llena de cosas que te gusta hacer, que una vida larga vivida de una manera miserable.”

 

En este link encuentran el video y la transcripción de lo que dice (si como yo, tienen bloqueado youtube y solo lo pueden ver por el cel… lo que es incómodo)

http://mundocaco.com/que-harias-de-tu-vida-si-el-dinero-no-importara/

Les dejo besos

pc3a1jaros

 

Anuncios

3 pensamientos en “Living La Vida

  1. Si te sirve de consuelo, yo también me sentía así a los 24 años. Pensaba ¿Ya está? ¿Ya he llegado? ¿Es esto ser adulto? También tenía el sueño de irme a trabajar por Europa. Después de todo, ya lo había hecho antes, en Alemania, y me había salido bien. Pero tenía novio, y luego caí enfermo durante más de un año, y… al final no lo hice.

    Por suerte, luego me di cuenta de que la vida no es como me habían contado. Seguramente, con el paso del tiempo vas a descubrir que algunos de tus supuestos sueños no eran tuyos, sino de otros, que las cosas que no pensabas que pasarían, pasan, que las cosas que no sabías que podían ocurrir, ocurren, y que puedes sustituir algunos sueños por sueños aún mejores.

    La estabilidad es un espejismo que dura hasta que tu jefe te cambia por otra persona más joven que cobra menos, o hasta que te cansas y lo cambias por algo que te llena más. Es un espejismo que existe para atarnos a un sistema de producción concreto, y evitar que tomemos otras opciones. No te digo que te vayas a la aventura a hacer el interrail por Europa, pero a lo mejor sí que podrías empezar a planificarlo…

    • Que buenas y útiles tus palabras!
      Realmente a esta misma reflexión llegué en estos días. Por empezar no puedo dejar de vivir algo que quiero por un trabajo. En el mejor de los escenarios me estaría condenando a una vida monótona eterna, donde cada año sólo esperaría para el receso de las vacaciones.
      Eso no es vida, es cumplir una condena.
      Me alegra saber que es más normal de lo que esperaba, pasar por esta “crisis de identidad” Yo nunca estuve lejos de mi hogar, siempre viví en la misma casa, rodeada de la misma gente, eso no lo hace más fácil, pero bueno, tal vez es justamente lo que vine a aprender en esta vida.
      Hoy justo escribí sobre esto, de a poco voy poniendo las bases para lo que planifico hacer el año que viene, tal vez me dé cuenta que esa vida no es para mí, pero si me quedo sólo pensándolo y no acciono, siempre me quedará el “y si…”
      Así que me armaré de paciencia 😦
      Buen viernes! =)

  2. es simple, juntas para el vuelo, tomas lo indispensable, algo de ropa, algo de pasión, de acá y de allá. unos cuantos pesos, centavos o lo que sea para las primeras horas y eso si, muchas ganas de hacerlo. Llegas al sitio elegido y lanzas la primera mirada, para estar segura de que el lugar te puede dar un poco de lo que deseas, ya sabes bares agradables, calles interesantes y gente, sobre todo gente apasionada, si decides quedarte, debes pensar en la siguiente etapa, un lugar donde quedarse, por lo general en el centro de las ciudades te encuentras con gente que tiene la misma inquietud que tú y que sale de sus casas para experimentar ese deseo de nomadismo que en todos existe (a veces pensaba que porque mi padre es gitano, yo tenía ese problema como uan descarga genética, pero no, es algo de todos), bueno cuando encuentres a estos chicos vas a descubrir que con pocos pesos, pueden vivir muchos en una casa y que todo puede funcionar de mil maneras pero siempre bien, pues entre todos se ayudan, pasado eso, consigues un trabajo, en Europa lo más socorrido es ser camarero o camarera, ahora bien que si sabes arreglar carros o autos o alguna cosa técnica, la cosa pinta mejor, pero con más o menos la misma ganancia, no importa si la crisis azota en estos momentos a Europa, lo cierto es que poca gente le quiere servir de comer a otras gentes y siempre encuentras trabajo.Una vez que lo haces empiezas a disfrutar de la vida fuera del país. El inconveniente más grande es que ganas poco gastas mucho y conoces apenas lo suficiente porque te pasas todo el tiempo trabajo y cuando tienes un pequeño descanso te quedas en el piso bebiendo o jugando con los nuevos amigos, pero confieso que es una gran experiencia de vida y por favor dos cosas nunca vayas de turista a una ciudad mucho menos en una visita guiada y Suiza es un lugar de retiro para la gente mayor, es digamos un lugar donde nunca pasa nada, solo ve cuando ya pases de los 50 años y en plan de turista. no hace falta el dinero, lo que hace falta es el deseo, las ganas por hacer esas cosas y una vez que lo haces descubres que existe un mundo insospechado pero que puede resultar…tal vez no lo que uno estaba esperando, tal vez peor, tal vez mejor o quizá sea lo mismo que vivimos a diario, pero eso esat en nosotros descubrirlos como también hacer que sea diferente y no importa el lugar sino como nos sentimos con lo que hacemos

    posdata soy uno de los blogueros que no tienen dinero ni posición económica estable, preferí casi siempre la mochila al hombro y recorrí muchos lugares del mundo y me olvide de ese mal necesario llamado dinero, no me arrepiento y lo volvería hacer siempre, aunque hace ya cinco años que me quede varado en alguna ciudad donde las balas suenan a cada rato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s