No Surprise

Estos días fueron muy reflexivos, y creo que seguirán siéndolos por bastante tiempo. Pero es positivo. Me  impulsan a ver qué estoy  haciendo con mi vida, y si realmente es lo que quiero. Si llegué hasta donde llegué porque quise o por seguir el deseo de alguien más.

Una de las grandes revelaciones que tuve a principios de este año, fue justamente, que muchas de las decisiones y determinaciones que tomé a lo largo de mi vida fueron influenciadas por la comodidad. Porque alguien me señaló el camino y nunca dudé de si era realmente el que yo quería.

Ayer pensé: Ya está. Ya no hay vuelta atrás, lo que no viví en su momento, no puede ser vivido ahora. Técnicamente puedo hacer cosas que siempre quise hacer, pero el momento en que nació el impulso ya murió y nada va a ser igual. Puede que sea mejor, no lo dudo, pero no en el momento en que mi mente lo recreó y por tanto no como lo imaginé.

Por ejemplo, si miro hacia atrás, mi época del secundario, lo único que recuerdo es sufrir por no tener amigos. Reales amigos. Si tuve un tiempo donde tuve un grupo de personas con las que interactué y creo que hice básicamente todo lo que se esperaba de un adolescente. Pero… comienzo a dudar si esa sensatez que siempre me caracterizó, se debió a ese ideal de la perfección en mi mente, o bien a mis verdaderos deseos.

Nunca comprendí por qué tildaban a los adolescentes de inestables, básicamente porque siempre supe lo que quería y cómo lo quería. Claro. Eso pensaba.

Hoy por hoy, me doy cuenta que era una forma de vendarme los ojos y auto reprimirme.

Para algunas cosas es tarde ya, por más que quiera no hay forma de que vuelva al secundario y me enamore realmente por primera vez, y haga estupideces por amor, como debería haber hecho y no hice. No es una sorpresa en realidad, lo sorpresivo tal vez es que lo esté viendo recién ahora, con 24 años.

Por eso me planteé que este viaje que tengo en la cabeza, TENGO QUE hacerlo. De la manera que pueda, pero no quiero volver a sentir esta culpa por malgastar años.

De momento, sólo sé que en mayo, para mi cumpleaños, me iré a Europa. Este año tengo 21 días de vacaciones así que empezaré pidiéndome ese tiempo y viendo cómo me siento andando sola por ahí. Tal vez me quede. Tal vez vuelva y lo planifique para el otro año. No lo sé, pero sí empecé a construir puentes para ese fin.

Estuve buscando y me hice cuentas en páginas tales como Couchsurfing y evaluando posibilidades. De a poco, no quiero tampoco declararlo al mundo, porque por experiencia termino abandonando este tipo de proyectos cuando pasa la novedad.

Paciencia, ven a mi.

Buen viernes! J

Anuncios

Living La Vida

Hay que vivir la vida… el tema es cómo

Eso mismo le dije a mi mejor amiga, después que me confesara que su psicóloga le hizo darse cuenta que no está enamorada del novio (del cual está distanciada)

Yo misma vengo en crisis desde el jueves pasado cuando me levanté pensando ¿Esto es todo?

El jueves tuve mi sesión quincenal de terapia, por lo cual, pude hablarlo “en fresco” con mi psico también.

Entiendo que no es normal sentirse así a los 24. O tal vez es lo más normal del mundo, no sé sinceramente.

Pero hay días en que me levanto sintiendo que vivo la vida de una persona veinte años mayor, voy de mi casa al trabajo y del trabajo a casa, lo único que me diferencia es que 4 días por semana hago danza y los fines de semana salgo. Pero luego, mi vida gira en torno a esta rutina aplastante.

No me engaño, sé que necesito de la rutina para subsistir. Soy una taurina con todas las letras y la estabilidad es una parte intrínseca de mi personalidad, sin la cual no puedo vivir mucho tiempo. No en paz al menos.

El problema es que tengo miedo de llegar a los 35 y darme cuenta de las cosas que No hice por miedo, justamente. Mi psico me dijo que tiene miedo que llegue a los 35 y las termine haciendo, cueste lo que cueste. Es decir, hoy por hoy no tengo nada que me “ate”

No novio, no hijos, no nada.

Sólo un trabajo, mi familia y mis gatos.

Bueno, está mi carrera artística, pero sinceramente un año o 6 meses no la va a arruinar.

A todo esto, nunca dije cuál es mi gran frustración. O la más preponderante.

Desde que tengo 18 o 19 años que tengo ganas de viajar. Pero no viajar de vacaciones 15 días por algún lado; si no dejar todo por un par de meses e irme a recorrer (Europa principalmente) trabajando de lo que se pueda, con tal de conocer distintos lugares. Básicamente porque aunque me gustaría, no me alcanza el presupuesto para pagarme la vida de turista durante 2 meses, a duras penas llego a uno.

En general, los blogs que suelo leer son de gente que está bien posicionada económicamente, no me gusta generalizar, pero así es. Así que tal vez, no se termine de entender esto del todo.

Igualmente, creo que si tuviera la suficiencia económica para irme tranquila sin pensar en que estoy dejando un trabajo estable y toda la bola, me iría con mi mochila por ahí, a trabajar por meses fuera de mi país, sólo para saber cómo es el día a día en un pueblo de Suiza, por ejemplo.

También entiendo que no puedo estar preocupándome a los 24 años por no conseguir trabajo después, teniendo un título universitario, idiomas y 6 años de experiencia laboral…. Pero el miedo está ahí, arañando la superficie.

No sé en qué  momento el miedo de no poder subsistir se adueñó de mi accionar. Cuando era más chica, no tenía problema en cambiar de trabajo (de hecho lo hice tres  veces en menos de un año y medio).

Será la crisis mundial y el gran cuco del fin del mundo y el hambre extremo. No sé.

No puedo dejar de repetir en mi mente las palabras de Alan Watts

Cuando al final llegamos a algo que el individuo dice que es lo que es lo que quiere realmente hacer

Yo le digo: – ¡Hazlo! Y… eh… olvida el dinero. Porque si dices que ganar el dineros es lo más importante pasarás la vida malgastando tu tiempo.

 

Estarás haciendo cosas que no te gustan para seguir con una vida que consiste en hacer cosas que no te gustan. ¡Es una estupidez! Es mejor tener una vida corta llena de cosas que te gusta hacer, que una vida larga vivida de una manera miserable.”

 

En este link encuentran el video y la transcripción de lo que dice (si como yo, tienen bloqueado youtube y solo lo pueden ver por el cel… lo que es incómodo)

http://mundocaco.com/que-harias-de-tu-vida-si-el-dinero-no-importara/

Les dejo besos

pc3a1jaros

 

Ser delgada

Hoy finalmente tomé la determinación de empezar la dieta.

Bueno, retomar sería lo mejor.

Hace aproximadamente unos 5 o 6 años que vengo teniendo problemas con mi peso, no es grave, no estoy obesa (como a veces pienso) pero sí me causa malestar. Básicamente lo que me molesta de la situación es que cuando tenía 15 años (qué estoy diciendo por dios) medía 90 -62 -90 sin esfuerzo,

Claramente, dejé de crecer y seguí comiendo como vaca que va al matadero, al igual que lo hice toda mi infancia. ¿Los resultados? Engordé unos 8 kilos.

De esos 8 kilos, que me encantaría bajar todos, sé que para no verme como anoréxica sólo debería bajar 4.

Y desde ese momento, comenzó mi ir y venir con las dietas, subir y bajar 2,3 o 4 kg. En un momento, llegué casi al punto de la anorexia (nunca me incliné por la bulimia porque vomitar es algo  que deteeessto, siento que me voy a morir y ese tipo de cosas)

Hoy por hoy logré aceptarme como soy, aún quiero bajar esos kilos de más, pero también asumí que me gusta comer (no de manera insana, pero sí me gusta mandarme un chocolate o un plato de pastas de vez en cuando)

El año pasado intenté ir a una nutricionista, siempre he creído falsamente que en realidad no sirven (maldito ego heredado de mi madre, quien casualmente tiene un sobrepeso de unos 40 kg) y descubrí que realmente su ayuda es muy valiosa en este camino por comer de manera saludable.

Con el orden que ella me dio, baje alrededor de 3 kilos. Básicamente lo que más me interesaba bajar. El problema vino con que mi obra social es un desasssstre y te dan turnos cada mes o mes y medio, algo que en un control nutricional No sirve.

Encima de todo, el turno que había pedido para el mes siguiente, me llamaron dos días antes para decirme que la médica se tomaba vacaciones y por tanto lo tenía que cambiar. Cuando llamo para reprogramarlo (porque claramente cuando te llaman para cancelar un turno, no pueden darte otro) me indican que ahora esa especialidad tiene que ser requerida directamente en la sucursal donde voy a atenderme

Hola? Siglo XXI, turnos por internet, ¿ese tipo de cosas?

Finalmente opté por pasarme a una prepaga porque es imposible seguir así. En agosto tengo el pase y comenzaré con el tratamiento propiamente dicho y demás, pero entre medio tengo que recuperar toda la fuerza de voluntad que siempre me caracterizó.

Para despertarla, empecé poniéndome cartelitos que dicen “fuerza de voluntad taurina” en el box. Suena ñoño lo sé, pero realmente quiero bajarlos, para sentirme mejor conmigo misma.

Por empezar, comencé a organizarme para no andar comiendo todo el día. Ese es principalmente mi gran problema, que cuento los minutos para comer (muerta de hambre, si sigo así voy a pesar 80 kg y no  60 en unos años) Aunque sean boludeces, tengo que comer, una galletita aca, una barrita de cereal por allá… y esas cosas.

Este post lo empecé a escribir ayer, pero no llegué a editarlo y terminarlo, así que hoy sería el día número dos del orden alimenticio auto propiciado por mí persona. Debo decir que me siento más liviana. No sé si es una cuestión de pensamiento o qué, pero me siento mejor.

¡Y las notitas SÍ ayudan!

2013-07-05 14.26.46

Escorpio navegando por Saturno.

Hace un rato mantuve una conversación interesantemente profunda con mi mejor amiga, de esas que solemos tener últimamente.

No sé hasta qué punto el paso de escorpio por Saturno es el causal de todo este replanteo, pero la realidad es que hace unos meses que vengo ajustando tuercas en mi vida, y a ella le pasa igual.

Encontré una página que resume un poco todo esto, un miiini resumen de lo que dice es:

Saturno en Escorpio puede propiciar lo que algunas escuelas iniciáticas llaman “la pequeña muerte”. Eso es lo que nos propone Saturno, que muramos a lo que somos para renacer

La función de Saturno es crear orden, organización, justicia, leyes, reglas, formas, estructuras, bases sólidas, cimientos. La parte saturnina de nuestra psique se ocupa de elaborar el libro de instrucciones, las normas de “pilotaje” de nuestra entidad humana, las proporciones que ha de tener cada área de la psique, y de la vida, para que las cosas funcionen de forma óptima.

Este planeta nos ayudará a cristalizar todo lo relacionado con nuestros deseos y emociones, pero al mismo tiempo su fuerza se encargará de que éstos sean el fiel reflejo de nuestra ley interna o programa esencial. Es probable que durante su paso por Escorpio, cada ser humano sienta la necesidad apremiante de ser fiel a sí mismo, a los designios de su Yo”

http://hermandadblanca.org/2012/12/09/saturno-en-escorpio-desde-octubre-2012-a-diciembre-2014/

Si tienen un tiempito léanla, tal vez les aclare un poco el panorama.

Volviendo al tema, con ella hablábamos de cómo los cuentos y películas que vimos en nuestra infancia, terminan afectando nuestra manera de pensar (consciente o inconscientemente) el día de hoy.

En realidad, hablábamos de la baja autoestima que tuvimos durante casi toda nuestra vida. Y de cómo siempre terminábamos haciendo cosas por los demás, que en el fondo no queríamos o no estábamos cómodas haciendo, pero para contentar al otro…

Muchas veces uno termina cediendo ante determinadas cosas, porque convive con el otro, y bueno… es lógico, pero el otro también tiene que ceder en la misma medida, si no las cosas se desbalancean y alguien termina sintiéndose frustrado.

¿Qué tiene que ver con las películas y cuentos?

Fácil, bueno no sé si tanto. Todo lo que tenga que ver con la mente y los pensamientos que mantenemos ocultos es enrevesado.

Pero de alguna manera, estuvimos esperando toda nuestra vida (bueno, nuestra vida hasta ahora) que alguien más venga y nos valore por lo que nosotros no nos valorábamos, que nos hiciera sentir que éramos hermosas, buenas, queridas y tooodo eso.

¿Con qué lo relaciono? Con el príncipe que viene a salvar una princesa. Estupideces. En el día a día, la princesa se salva sola, o el dragón la come. Punto.

A lo que voy, es que nadie va a enseñarte a quererte a vos mismo. Pueden ayudarte a ver cosas que no habías visto antes, pero la verdadera valoración surge de adentro.

En definitiva, todo se resume a: Disney tiene la culpa ! 😛

Estoy muy colgada con el blog, lo sé. Pero tengo un sueño inexplicable estos últimos días, y me ataca la pereza.

Nos estamos leyendo.

Besos!